LA VUELTA AL COLE CON ¡LOS PIOJOS! PARTE 2

¡Hola farmaceútic@s!

Hace unos días os comentábamos algunas claves a tener en cuenta en esta época del año con las consultas de pediculosis en nuestras farmacias. Hoy veremos unos puntos fundamentales que no debemos olvidar a la hora de aconsejar a nuestros clientes tanto los tratamientos que tendrán que aplicarse como las medidas higiénico sanitarias que deberán poner en práctica para ganar la batalla a los piojos.Comencemos:

Ante los primeros indicios, revisa : El primer síntoma de la pediculosis es el prurito del cuero cabelludo. Ante los primeros picores, o si sabes de casos recientes en el entorno familiar o escolar, revisa el pelo con la lendrera, un peine especial de púas metálicas diseñado para arrastrar piojos y liendres mechón a mechón. Haz especial hincapié en la zona de la nuca o tras las orejas, ya que son las zonas más cálidas en las que suelen ubicarse las liendres. Para facilitar el proceso, podemos colocar un paño blanco sobre los hombros para asegurarnos de que vemos los piojos cuando caen tras arrastrarlos del pelo.

Elige el mejor tratamiento : Si confirmas que hay piojos, acude a la farmacia para hacerte con un tratamiento pediculicida. Nosotros como farmacéuticos te ayudaremos a elegir el más adecuado, ya que existen diferentes formatos o composiciones. Hay que fijarse en que el tratamiento, además de matar piojos (gracias a la permetrina) , evite resistencias (con el butóxido de piperonilo) .En cambio, si no vemos piojos pero existe riesgo de contagio, hay que aplicar un repelente para prevenir.

Aplica los pediculicidas correctamente: Siempre aplica  el producto siguiendo las recomendaciones del fabricante, y tras hacerlo, lava la cabeza con el champú habitual y aclara. No olvides realizar este tratamiento a todos los afectados a la vez, para evitar la reinfestación.

No utilices secadores: Es importante secar el pelo al aire libre, nunca con secador, ya que el calor inactiva el efecto insecticida residual del producto y este pierde eficacia.

Peina y retira: Tras aplicar el pediculicida, ese mismo día y los posteriores, peina el cabello con una lendrera para retirar los piojos muertos y las liendres.

Comprueba a toda la familia: Habrá que comprobar si otros miembros de la casa se han contagiado y, en caso afirmativo, aplicar el tratamiento a la persona contagiada.

Lava la ropa y limpia la casa: Los utensilios como peines o cepillos deben ser lavados con pediculicidas o hervidos en agua. Además, preventivamente, habrá que lavar toda la ropa de los afectados (a más de 60ª ) y planchar bien las costuras, ya que los piojos no resisten el calor; aspirar muebles y sofás, y aislar los objetos que no puedan lavarse en una bolsa cerrada durante varios días.

Avisa en el colegio: La información es clave para prevenir nuevos contagios. Una advertencia a tiempo puede evitar que otros niños se infesten y el ciclo vuelva a comenzar.

Haz una segunda revisión : El ciclo de eclosión de las liendres dura siete días. Por eso, transcurrido ese tiempo, deberemos revisar de nuevo el cuero cabelludo con la lendrera, para comprobar que no haya piojos vivos, y repetir el tratamiento, porque las liendres pueden persistir, ya que se adhieren al pelo pese a no existir piojos vivos.

Prevén un nuevo contagio: Para evitar que vuelvan a aparecer, existen productos repelentes específicos que nos ayudarán a sortear un nuevo ataque.

 

Con todas estas indicaciones ya puedes asesorar a tus clientes acerca de las distintas opciones de pediculicidas y de las medidas higiénico sanitarias que pueden efectuar en sus casas. ¿Alguna duda? Puedes compartirla con tod@s nosotr@s.

Entre todos ganaremos la batalla a los piojos.

Sara Asún. Farmacéutica. Creadora de Farmacéuticas de Barcelona.

 

Fuente: Departamento médico de laboratorios Cinfa y cinfasalud.

Add to Flipboard Magazine.

Deja un comentario